Introduzca su email:

Delivered by FeedBurner

martes, 15 de marzo de 2016

PERAS HOJALDRADAS RELLENAS DE MORCILLA.

MI PRIMERA ENTRADA


Siempre es complicado empezar a escribir y máxime cuando uno es primerizo en esto. Pero creo que si quiero hacer un blog de cocina, lo primero sería empezar por tu especialidad. Yo, sinceramente, no sé si tendré alguna, soy muy autodidacta. Me encanta ver programas de cocina y cocinar para mi familia y amigos. Además, me caracterizo por intentar no repetir mucho un plato y trabajar con lo que hay en la nevera y con los restos de platos. Si sobran garbanzos cocidos, pues haces un humus, una ropa vieja, unos garbanzos salteados, unas croquetas de garbanzos, un arroz al forn, etc. Ese soy yo.

Pensando un poco, hay un plato que les encanta a mis hijas y a mi mujer y es mi Ceviche my way, está inspirado en una receta de cocina de Nicola, gran cocinero y comunicador. Se trata de un Ceviche de mango y lubina, aunque yo he cambiado bastantes cosas. Hago el ceviche muy a mi manera, cualquier purista me diría que hago una marinada de lubina con mango, pero es mi plato y yo lo puedo bautizar con un nombre que me guste. Pero como soy un poco desastre y no hago muchas fotos de mis platos, tendré que hacerlo otro día y ponerle la foto.

Por lo que empezaré con un plato que hice para las rondas clasificatorias de Masterchef, es un plato muy sencillo, pero que impacta visualmente. Comienzo ya.

 

INGREDIENTES (4 personas)

Para la receta:
  • Masa de hojaldre cuadrada
  • 4 peras pequeñas dulces, las que querais.
  • 1 morcilla de cebolla de burgos 
  • 1 huevo para pintar la masa
Para la decoración
  • Unas fresas
  • Brotes de lechugas variadas
  • Sal
  • Unas nueces peladas
  • Queso azul
  • Una cucharada de aceite oliva
  • Reducción de vinagre de Módena

ELABORACIÓN


Pelar las peras dejando el rabito.

Con un descorazonador quitar la parte central de la pera y reservar, ya que utilizaremos aproximadamente dos centímetros de la parte del corazón de la pera que está ligada al rabo, para poder tapar la pera con ello.

Para que la pera tenga estabilidad, necesitaremos hacer un corte transversal de la pera para que se pueda quedar apoyada sobre sí misma.

El agujero central que le hemos hecho a la pera, lo rellenamos con la morcilla y luego lo tapamos con la parte del corazón que está unida al rabo. Así parece que tenemos la pera pelada con su rabo y no tiene relleno. Si se te mancha un poco con la morcilla no te preocupes.


Cortar el hojaldre longitudinalmente en láminas en dos tres centÍmetros.


Después vamos enrollando las tiras de hojaldre por la pera comenzando desde abajo y terminado en la parte superior. Si no os llega el hojaldre podemos continuar con otra tira y cortamos el sobrante. Para unir las dos partes se puede pegar con el huevo que tenemos una vez batido.

Ahora solo queda batir el huevo y pintar el hojaldre para que quede tostadito. La intensidad del color la podemos elegir nosotros, Si utilizamos solo la yema, suele quedar con más color y si usamos solo la clara un poco menos pero si lo batimos todo junto, como es obvio, tendremos un resultado intermedio.

Posteriormente, metemos las cuatro peras al horno sobre una bandeja y un papel del horno, para evitar que se nos pegue la base de la pera. No usar papel de aluminio, ¡pega muchísimo! Yo lo suelo dejar unos 15-20 minutos a 180 grados y calor por arriba y por abajo, por lo que no es recomendable que esté la bandeja muy arriba. Pero el tiempo nos lo va a dar nuestra vista, una vez que veamos doradito el hojaldre, ya estaría.

Para proteger los rabitos se pueden envolver en papel de aluminio pero a mi me da un poco igual que salgan más tostados.

Dejamos reposar las peras 15 minutos y emplatamos con la mezcla de las lechugas, el queso y las nueces. Para decorar, en el centro, unas fresas cortadas en abanico. Aliñamos con sal, aceite y la reducción de balsámico.


Y este sería el resultado. 



¡Espero que os guste!











11 comentarios: